In memoria

FALLECE ALEJANDRO LORCA CORRONS

El pasado jueves, día 8 de julio de 2021, falleció Alejando Lorca, persona clave para la existencia de la que es hoy, nuestra Escuela de Inteligencia Económica y Relaciones Internacionales de la UAM. Sí, ya sé que fue (y es) una figura relevante para la economía tanto en el plano nacional como internacional; Catedrático Emérito de Fundamentos de Análisis Económico y director de la Cátedra “Jean Monnet” de la UAM, Miembro Fundador de La_SEI, Presidente de nuestro Consejo Científico Asesor, y Editor Jefe de nuestros «Notebooks of Geopolitical Intelligence». Su currículum es difícilmente abarcable. Sé todo esto y más, pero, para mí, lo más importante es que, el pasado jueves se me murió un muy buen amigo. Me han quedado muchas charlas pendientes con él, muchas cosas por hacer juntos, muchas confidencias que intercambiar, una paella que compartir (se la había prometido), y muchas risas por echar.

Alejandro, gracias por haberme apoyado con la locura de la inteligencia económica y las relaciones internacionales, gracias por animarme en momentos de desánimo, gracias por tantos ratos compartidos en tu despacho (¡maravillosamente inusual!); gracias por haberme abierto las puertas de tu facultad, por haberme presentado a Ángel Rodríguez (tenías razón, es muy inteligente y dirige la Escuela de narices, como ambos habíamos deseado), a Fernando Esteve (genial y controvertido, como me gustan, ¿sabes que estuvimos a punto de hacer el camino de Santiago juntos?), a Jesús Gil (el grandullón te echa mucho de menos, pero cuidaremos de él, no te preocupes), y a tantos otros que eran tus amigos y que, ahora, también los puedo considerar míos. En definitiva, gracias por tu sabiduría, buen hacer, y sobre todo, por tu amistad (tuvimos química desde el primer momento, ¿verdad?). En cuanto a la paella, Alejando, si hay un más allá (sabes que no soy muy creyente, que digamos), juro por los dioses del mediterráneo que te la haré, y con «all y oli» (alioli, para los que no son de la «terreta») hecho a mano, como tiene que ser, ¡Lo prometido es deuda! Finalmente, y como decían los clásicos, «Sit tibi terra levis», ¡Que la tierra te sea ligera!..,, mi muy querido amigo.

Manuel de Juan Espinosa (exdirector y actual subdirector de La_SEI)